Díez Guilabert, en un cromo.Díez Guilabert, en un cromo.

por David Díez

Muchos y muy ilustres son los porteros que defendieron las porterías de Altabix o el Nuevo Estadio (actualmente Martínez Valero). Pocos los ilicitanos que lo hicieron en el primer equipo. Y menos aún los que lo han hecho en primera división.

El tristemente fallecido “Bobby” Emilio Esteban y César, aunque adoptados por la afición ilicitana, por poner un ilustre ejemplo, no nacieron en Elche.

José Francisco Díez Guilabert, Díez, sí es un ilicitano de pura cepa, del raval, pues nació un 27 de enero de 1952 en Elche y vivió en la calle Juan Ramón Jiménez, en el edificio que hoy en día es el cine Odeón. Heredó la afición por el deporte rey de la mano de su padre, José Díez Iborra, aguerrido defensa del Elche en un corto periodo de su atribulada vida (fue segundo entrenador, primer entrenador, ojeador y sobre todo, creador del primer Elche Juvenil de la historia, de ahí que el campo de la ciudad deportiva lleve su nombre).

Pronto fue destacando como portero en los equipos de la liga local, hasta que fue captado por el Elche para jugar en su equipo juvenil. Cabe destacar que despuntaba tanto o más en balonmano, pero no como portero, sino como lateral. En el Club Balonmano Elche consta como “robado por el fútbol”, pues siempre destacó por su agresividad, fuerza y capacidad goleadora. De hecho, es tras disputar un sector final del campeonato de España juvenil de balonmano con el Elche cuando parte a Madrid a cursar estudios de educación física en el INEF.

Una vez allí, hace pruebas para el Real Madrid CF, que plantea un fichaje con unas condiciones que imposibilitaban el cursar la carrera que había elegido. Así que prueba, esta vez con más éxito, con el Atlético de Madrid. Desde entonces, Pepe Díez es un fan confeso del Atlético de Madrid. Medio en serio, medio en broma, dice que le pagó la carrera. Jugó para su equipo juvenil, para el amateur y para el Atlético Madrileño, el segundo equipo. Como anécdota de esa época cabe destacar que en algunas ocasiones era filiado en la alineación como Paco Guilabert, puesto que en teoría aún pertenecía a la disciplina del Elche. En esos años, consigue finalizar la licenciatura de educación física, el último año cedido al Real Ávila. Y de nuevo volviendo a su relación con el balonmano, el primer año en Madrid, queda campeón de España juvenil con el CAU (de Madrid), equipo entrenado por Juan de Dios Román.

Acaba la carrera en 1973. De vuelta a su tierra, comienza a trabajar en el CP La Asunción. El mítico Romero, que fue entrenador suyo en juveniles, le llama para jugar en el Villena, que luchaba por ascender a 3ª en la temporada 73/74. Ese año consiguen el ascenso. En esa promoción de 1974 se produce el primer contacto con el Elche. En principio querían contar con él como preparador físico, una profesión que comenzaba a estar en pujanza en la época. Pero tras ver los dos partidos de promoción de ascenso, le ofrecen fichar como portero. No se llega a un acuerdo, y Pepe continúa un año más en el Villena. Sus buenas actuaciones le llevan a ser tentado de nuevo por el equipo de sus amores, el Elche CF. Esta vez llegan a un acuerdo y ficha por tres temporadas.

 

Cortés, González, DÍEZ, Canós, Montero e Indio. Sitjá, Cano, Ruben Cano, Gómez Voglino y Alfonseda.

Cortés, González, DÍEZ, Canós, Montero e Indio. Sitjá, Cano, Ruben Cano, Gómez Voglino y Alfonseda.

La primera, la 75/76, comienza con Esteban como titular indiscutible. Pero el bueno del “Bobby” sufre el revés de una lesión de rodilla y Pepe tiene la difícil papeleta de debutar en primera división, en Altabix,  ante el Atlético de Madrid. Se gana por 3-1. Juega toda la temporada salvo las dos primeras jornadas, siendo uno de los jugadores más destacados del equipo, que acaba a un solo puesto del descenso. La permanencia se rubrica ante el Athletic de Bilbao en Altabix. Se dice que el árbitro devolvió un “favor” que le había hecho al Real Madrid contra el Elche (un penalty inventado), al obviar un penalty claro que Díez hizo a un delantero atlético.

La siguiente temporada, con Mesones en el banquillo, vuelve a la suplencia a favor de Esteban, jugando tan sólo 5 partidos, entre ellos el primer partido oficial en el “Nuevo Estadio”.

La 77/78 está llena de reveses. No cuenta para Roque Olsen, que vuelve al Elche. Y además sufre una lesión de menisco que le obliga a pasar por quirófano. Además la temporada se salda con el descenso del equipo a la división de plata. Ese año es miembro fundador de la AFE, el sindicato de futbolistas que tanto consiguió que se les reconociera como trabajadores.

En la 78/79 se le comunica que no se cuenta con él, y es traspasado al Palencia en compañía de un jovencísimo Paco Bonet, con quien desde entonces le une una estrechísima amistad, que iba cedido en busca de minutos en 2ª División B.

 

Díez saliendo a los pies de Del Bosque en el antiguo Altabix.

Díez saliendo a los pies de Del Bosque en el antiguo Altabix.

En el Palencia, a las órdenes del mítico Paco Gento, consigue el ascenso a 2ª División. Allí  permanece dos temporadas más en segunda división, como titular indiscutible. En su segunda temporada en segunda división, se cruza con el Elche en Copa del Rey. La vuelta es en el “Nuevo Estadio”, y tras parar un penalty durante el partido, se llega a la tanda de penaltys. Consigue parar tres, y el Palencia pasa de ronda, dejando apeado a su Elche CF.

Acaba contrato con el Palencia, con 29 años, y al no encontrar equipo, decide colgar las botas.

Vuelve a tener relación con el Elche en la temporada 82/83. Es ofrecido a “Carriega”, el entrenador del primer equipo, como preparador físico, tras realizar exitosamente la recuperación de la operación de rodilla del tristemente recordado portero Campos. Pero el entrenador decide que “tiene que aprender antes”, con lo que hace las funciones de preparador físico del Elche Juvenil. Y, curiosamente, de gerente, por petición expresa del presidente Don Vicente Pastor.

El año siguiente, con Cayetano Re de entrenador, entra a formar parte por primera vez del cuerpo técnico del Elche, como preparador físico y de forma secundaria como entrenador de porteros. Esa temporada, la 83/84 es la del retorno a primera en el recordadísimo partido del Bilbao Athletic. Cayetano Re es sustituido en la jornada 21 por Roque Olsen, con quien Díez se vuelve a cruzar en su carrera deportiva. Al cabo de esa temporada, dimite como gerente al discrepar con las decisiones deportivas que se habían tomado cara a la siguiente temporada en primera división.

En la 84/85 el Elche realiza una mala temporada, descendiendo a segunda división.

El técnico entrante de la siguiente temporada, de nuevo Roque Olsen, no cuenta con Díez como preparador físico.

Es en la 89/90, tras consumar el descenso a segunda tras el nefasto año en primera división, cuando vuelve al Elche como parte del equipo técnico liderado por Luis Costa. Es una mala temporada, y el equipo acaba tan sólo a tres puntos del descenso.

La siguiente, comienza con Lico como primer entrenador, y cuando éste es cesado y sustituído por Gustavo Silva, abandona de igual manera el club.

Durante un largo periodo de tiempo, Pepe Díez se mantiene alejado del fútbol, centrándose en su otra pasión, la enseñanza. Da clases en los Salesianos San Rafael y de Matola, oposita y consigue plaza en la enseñanza secundaria, pasando por los institutos “Tirant Lo Blanc” y “el nº4”, actual “Victoria Kent”. De ahí pasa al “Pere Ibarra”, donde es jefe de estudios con el recordado Pepe Belso como director.

En 2003 le vuelve a picar el gusanillo y acepta la oferta como preparador físico del Ilicitano, con Manolo Herrero a las órdenes. Además colabora en la coordinación del futbol base y el entrenamiento de los porteros de la cantera. Ese es el año en que Carlos García Cantarero entrena al primer equipo… hasta que es destituido, y con él marcha también el preparador físico Paulino Granero. La directiva trae a Ruggeri y Gareca, que vienen sin preparador físico. Así que se vuelve a tirar mano de gente de la casa. Casi trece años después, Pepe Díez vuelve al vestuario del primer equipo. Ese año se salva la temporada con Lico como entrenador. Acabada la misma, se ficha a Yosu Uribe, que trae a José Antonio Pozanco como preparador físico. Pepe vuelve al futbol base del Elche, por el que tanto hizo su padre. La siguiente temporada continúa siendo entrenador de porteros del fútbol base y ayudando en la coordinación de la preparación física de la cantera, en estrecha colaboración con Manolo Sempere, quien le sustituyó en la preparación física del Ilicitano. En ese puesto permanece la temporada 04/05.

Al inicio de la 05/06, el club busca un delegado. De nuevo Pepe, el hombre para todo del club, vuelve a ser el elegido. Es una temporada un tanto convulsa, con Uribe siendo sustituido por Julián Rubio a mitad de temporada, y logrando la permanencia sin demasiados apuros pero con mala imagen para la afición. Ese año, Pepe Díez deja el Elche hasta el día de hoy, en que sigue dando clases en el IES “Misteri d´Elx” y colaborando con la Fundación del Deporte de Almoradí.

Pepe Díez, portero, gerente, preparador físico, entrenador de porteros, coordinador de la preparación física… ilicitano y ravalero. El “hombre de la casa” por antonomasia.

Trayectoria:

  • Elche Juvenil 
  • Atlético de Madrid Juvenil
  • Atlético Madrileño
  • Real Ávila
  • 1973/75 Villena CF 
  • 1975/76 Elche CF 32/-43 (1ª División)
  • 1976/77 Elche CF 3/-9 (1ª División)
  • 1977/78 Elche CF 3/-6 (1ª División)
  • 1977/78 CF Palencia (2ª División B)
  • 1978/79 CF Palencia (2ª División)
  • 1979/80 CF Palencia (2ª División)